Por Alejandra Beresovsky- Comenzó junio y la ansiedad de quienes ya cuentan los días para que llegue la Copa Mundial Fifa 2018 se potenciará hasta la extrema tensión durante el encuentro deportivo más importante del escenario internacional.

Es por eso que los profesionales de la salud recomiendan desde ya adoptar una actitud diferente a la hora de seguir las instancias de este evento deportivo.

Lo primero que dice el médico especialista Pablo Cólica es que no es un mito que haya personas que puedan sufrir estrés por este tipo de competencias televisadas. “Sucede muy frecuentemente en aquellas personas que se apasionan demasiado por este deporte, quizá como una manera de olvidarse de las dificultades de la vida cotidiana y, a través del fútbol, vivir una especie de realidad paralela en la que se combina el sentirse representado por su equipo, verse parte del esfuerzo de los jugadores, emocionarse y sentir alegría o frustración”, describe

Cólica, quien es presidente de la Asociación de Medicina del Estrés (Amepine), recuerda que si el espectador tiene afecciones cardiovasculares o respiratorias es importante que consulte a su médico sobre la necesidad de ajustar su medicación ante este tipo de eventos. “Hay suficiente experiencia en estudios de los días en que se jugaron finales de campeonatos del mundo (en Alemania e Inglaterra) que demuestra un aumento de eventos coronarios o hipertensivos esos días”.

Por su parte, Roberto Colque, médico cardiólogo y jefe de Cuidados Coronarios del sanatorio Allende Cerro, recuerda que existe una fuerte conexión entre el cerebro y el corazón, y que un abordaje integral permite tratar de manera efectiva situaciones como síncope benigno, que es la pérdida de conocimiento transitoria generada por una brusca baja de tensión ante una emoción, ya sea grata o ingrata.

“Hay plena justificación para tener prudencia ante algunas noticias, más en individuos con enfermedad cardiovascular”, opina. Destaca que en las épocas en las cuales el médico de cabecera tenía mayor presencia, este profesional tenía la capacidad de ayudar y acompañar a la familia en las situaciones que podían afectar más al paciente, debido a que hacían un seguimiento de esa persona.

“En relación con el deporte, es posible que puedan generarse situaciones de tensión inicialmente emocional que, luego, se acompañen de un incremento del riesgo, el cual al comienzo puede ser leve, pero es posible también que aumente si el equipo al cual se sigue avanza en las etapas más decisivas”, ilustra.

Debido a que los desórdenes alimentarios también pueden aumentar en estos momentos, la nutricionista Graciela Ravazzani recomienda recordar que, cuando se organizan comidas para acompañar una previa o ver un partido, el alimento deja de ser el centro de atención, por lo que es fácil perder conciencia de cuánto se ingiere.

“Es mejor hacer comidas moderadas. Debido a que uno, en realidad, no está prestando atención a lo que está comiendo, y además está nervioso, es mejor no preparar una comida tan copiosa”, afirma. “Por ejemplo, en vez de hacer picada y asado, hacer sólo o picada o asado”, grafica.

Lo mismo sucede con la bebida, asevera. “Si se va a tomar alcohol, hay que elegir un momento para hacerlo”, sugiere.

A la hora de dar recomendaciones para prevenir trastornos o malestares, Cólica destaca: “Primero, no hay que dramatizar. Se trata de un juego y no de la vida. No se deben trasladar las frustraciones propias al deporte”.

Asimismo, manifiesta que es importante encarar la actividad deportiva de una manera diferente. “Hay que aprender a perder y volverlo a intentar, porque esa es la esencia y parte del juego, sobre todo para los niños, es de gran importancia para que puedan afrontar ese juego más difícil que es el de la vida”, señala.

Para Cólica, es mejor no ver los partidos en soledad, sino en grupo, en un marco –preferentemente–familiar o amigable, que sirva para compartir alegrías u otras emociones, en una situación que permita, asimismo, “canalizar enojos u otros sentimientos a través de comentarios, exclamaciones y hasta un abrazo, como si se estuviera en la tribuna de la barra del equipo preferido”.

Cómo evitar que afecte la vida de pareja

Aconsejan establecer cupos de tiempo negociados.

Si el fútbol interfiere en la vida familiar o de pareja, la psicoanalista Adriana Guraieb recomienda “establecer reglas de juego”. “La principal es la negociación; o sea, establecer tiempos, horarios, espacios para disfrutar tanto del fútbol como de la pareja”.

Las alegrías también se ven potenciadas 

Ricardo Rubinstein, médico psicoanalista, autor de libros como Deportes al diván y El Nunca Jamás en el siglo 21, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA), “la actividad deportiva es un modo sublimado, socialmente aceptado, de liberar lo que ordinariamente nos vemos obligados a reprimir para vivir en comunidad, esto es, la libre expresión de las tendencias agresivas”.

“Durante el partido, para actores y espectadores, se abre el canal para la descarga (aunque controlada también), se posterga la preocupación por las frustraciones y miserias de la vida cotidiana, se centra todo en las vicisitudes del juego/batalla”, continúa. Y añade: “El hecho de realizarlo en conjunto, grupalmente, en grandes masas, posibilita aflojar más ataduras aún”.

“Todos los aspectos rechazados y desagradables pasan a formar parte del patrimonio del equipo rival, de la otra camiseta portadora de todos los males”, dice Rubinstein. Y completa: “La ajenidad y diferencias dentro del grupo desaparecen y lo nacional, el estar juntos, pasa a ser motivo de festejo y alegría”.

Fuente: La Voz del Interior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here