Dr. Pablo R. Cólica-  ¿Qué hace Ud. Dr.? o ¿Cuál es su especialidad? En la actualidad casi todos los Médicos son “especialistas en algo”. y  se ha impuesto culturalmente que el Médico clínico es aquel que no es especialista en nada como una forma de sutil desprestigio.

Incluso en el organismo que en nuestro medio  regula la matrícula y certificaciones de especialidades no existe esta categoría quedando englobado en las especialidades de Medicina Interna y eventualmente en Medicina Familiar.

La Medicina Interna es una apasionante disciplina que estudia e investiga la fisiopatología de los síndromes y enfermedades. El Médico Clínico se ocupa del estudio e investigación de lo que le sucede a la persona en su totalidad psicofísica.

Es muy difícil ser Médico Clínico; requiere años de formación y práctica profesional y muchas horas de estudio y observación permanente.

Por eso a quienes estamos interesados en el estudio y tratamiento de las alteraciones, síntomas, síndromes y enfermedades biológicas de todos los sistemas orgánicos y que creemos e investigamos cómo se  correlacionan con síntomas y desórdenes de índole psicoemocional y/o cognitivos (memoria, concentración, aprendizajes, etc.), con los diversos trastornos de ansiedad así como con los estados depresivos, no nos resulta fácil incluirnos en alguna especialidad determinada

La Psicoinmunoneuroendocrinología (PINE)  es una transdisciplina que permite estudiar esas correlaciones psicobiológicas en todos los campos de la salud y que también da sustento científico a la Medicina del Estrés.

¿Qué diferencias existen con las Neurociencias?

En primer lugar qué entendemos como Neurociencias?: un conjunto de disciplinas científicas que estudian la estructura y la función, el desarrollo de la bioquímica, la farmacología, y la patología del sistema nervioso y de cómo sus diferentes elementos interactúan, dando lugar a las bases biológicas de la conducta.

Mientras que el concepto de neurobiología a veces suele ser utilizado como equivalente, la verdad es que la neurociencia es la ciencia o el sistema estructurado de investigación y análisis sistematizado del sistema nervioso. Neurociencia deriva de la palabra griega neuros que significa nervios. De ella también deriva el término neurología, neuropsicología, neurosis o neurona entre otros (1) La neurociencia es el estudio de la estructura, función, desarrollo, química, farmacología, y patología del sistema nervioso y de cómo los diferentes elementos el sistema nervioso interactúan y dan origen a la conducta.

Los neurocientíficos dicen que estudian la frontera en la investigación del cerebro y la mente. El estudio del cerebro se está convirtiendo en la clave para comprender cómo percibimos, cómo interactuamos con el mundo exterior y, en particular, cómo la experiencia y la biología de los humanos se influyen mutuamente.

En un nivel más alto, la neurociencia se combina con la psicología para crear la neurociencia cognitiva, una disciplina que al principio fue dominada totalmente por psicólogos cognitivos.

En principio el mismo término parece limitarlo a las Ciencias que estudian exclusivamente el Sistema Nervioso, en cambio la PINE y la Medicina del Estrés son ciencias sistémicas, estudian lo que sucede en todos los sistemas que existen en las personas, simultánea y correlacionadamente.

Repasaremos algunas especialidades cuyas incumbencias resultan difíciles de delimitar y que estarían comprendidas en las Neurociencias.

  1. Neurología (del griego clásico νεῦρον, «nervio» y del sufijo -λογία, «estudio de» ) es la especialidad médica que trata los trastornos del sistema nervioso ( referido al sistema nervioso con sentido puramente biológico). Específicamente se ocupa de la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de todas las enfermedades que involucran al sistema nervioso central, el sistema nervioso periférico y el sistema nervioso autónomo sean vasculares, degenerativas, inmunológicas, etc.
  2. Neuropsiquiatría : Trata de establecer una relación entre las alteraciones y enfermedades del sistema nervioso y los trastornos mentales. “La neuropsiquiatría es la disciplina clínica dedicada a la comprensión de las bases neurobiológicas, la valoración, historia natural y tratamiento más eficaz de los trastornos del sistema nervioso con síntomas conductuales”. También se describen dos subtipos:

2.a) neuropsiquiatría “académica”, que se identifica como aquella que subraya la importancia del conocimiento de los mecanismos (estructura y función) cerebrales en la comprensión de los trastornos de la conducta

2.b) neuropsiquiatría “clínica”, dedicada a las manifestaciones psiquiátricas de trastornos neurológicos (Parkinson, Ictus, Alzheimer, HIV, síndromes postraumáticos, etc.) y a problemas psiquiátricos con evidencia o sospecha de alteración cerebral (trastornos cognitivos, disfunciones motoras o del lenguaje, etc.). Desde la neuropsiquiatría se aporta un renovado interés por aspectos clínicos (exploración neurológica), funcionales, exploraciones complementarias (neuroimagenes), test psicométricos (neuro-psicología) y de implicación terapéutica en trastornos como el Parkinson, las demencias, la epilepsia, etc.

  1. Psiquiatría biológica: La psiquiatría biológica se aproxima a la PINE en tanto procura un acercamiento de la psiquiatría al resto de las especialidades médicas, con interés por la investigación y conocimiento de las bases neurobiológicas de los trastornos psiquiátricos y adscribe al rigor científico del abordaje neuropsiquiátrico específico (2) del que extrae su interés en los aspectos funcionales y de organización neuroanatómica y neurofisiológica del cerebro.

Por otra parte preconiza una visión teórica y práctica vinculada a los progresos de la psicofarmacología y a  los avances de los conocimientos a niveles celular y químico para aplicar el método científico en el estudio  y tratamiento de los desórdenes y enfermedades psiquiátricas.

  1. 4. Neurociencia Cognitiva proporciona una nueva manera de entender el cerebro y la conciencia pues se basa en un estudio científico que une disciplinas tales como la neurobiología, la psicobiología o la propia psicología cognitiva, un hecho que busca cambiar concepciones que existen acerca de los procesos mentales implicados en el comportamiento y sus bases neurobiológicas.
  2. La neurobiología es el estudio de las células del sistema nervioso y la organización de estas células dentro de circuitos funcionales que procesan la información y median en el comportamiento. Estudia entre otras cosas las propiedades básicas, la actividad, y la regulación de las corrientes de membrana, la plasticidad sináptica, la neurotransmisión, la neurogénesis, la sinaptogénesis y los canales iónicos de las células.

Es una subdisciplina tanto de la biología como de las neurociencias que es  un campo mucho más amplio relacionado con cualquier estudio científico del sistema nervioso.

La neurobiología tampoco debe ser confundida con la psiquiatría biológica que como vimos es mucho más amplia, ni con  la neurología o neuropsicología y se divide en  subdisciplinas como la neurociencia computacional, la neurociencia cognitiva, la neurociencia del comportamiento. ,. .

  1. La Neuropsicología se define como el estudio de las relaciones cerebro-conducta. En esta definición, cuando se habla de cerebro, se refiere al Sistema Nervioso Central en su totalidad, y desde una perspectiva neurobiológica: como un órgano sujeto a las leyes físicas, y por tanto susceptible de alteraciones por cambios morfológicos-bioquímicos, que pueden causar su alteración funcional. Por otro lado, cuando en la definición se habla de conducta, ésta se entiende en un sentido amplio, con especial énfasis en los procesos cognitivos, pero también en la conducta observable, principalmente propositiva, y en los aspectos emocionales. Así, el gran reto de la Neuropsicología es el conocimiento de la naturaleza y funcionamiento de los procesos cognitivos, su interrelación, y su relación con la conducta, las emociones y, en general, con el desempeño funcional del ser humano en su medio (ver NOTA AL PIE)
  2. La neurología de la conducta. Es el campo de la Neurología que brinda atención especializada en pacientes que pueden presentar situaciones como:
  • Deterioro de áreas cognitivas que afectan la forma de vivir
  • Deterioro de la inteligencia y del razonamiento
  • Olvidos frecuentes.

*   Desorientación en tiempo (fechas), persona y lugar (3).

La conducta humana.: es un campo relativamente nuevo en el dominio de las neurociencias y tiene como objetivo principal estudiar las modificaciones que en alla producen lesiones cerebrales bien definidas en cuanto a localización y tamaño. La Neurología de la Conducta comparte con la Neuropsicología su interés por el conocimiento del cerebro y sus repercusiones sobre la conducta, especialmente por los procesos cognitivos, pero también por aspectos conductuales y emocionales. Es por esto, que comparten supuestos teóricos y una parte de la metodología de evaluación.

Sin embargo difieren, porque la Neurología de la Conducta centra evaluación y tratamiento desde un enfoque biológico-clínico,  observando la conducta con el objetivo de realizar inferencias sobre el estado del cerebro, para intentar conocer las áreas cerebrales anatómico-funcionales afectadas y las combina con otros datos con el fin de llegar a un diagnóstico clínico para indicar un tratamiento médico o planear una actuación quirúrgica.

Esencialmente, sería la aplicación de los criterios y fundamentos de la Neuropsicología al ámbito clínico (“es la parte de la neuropsicología desarrollada por un médico clínico”).

La Neuropsicología es conceptualmente más amplia y tiene como fin último el conocimiento de la conducta (cognición, conducta observable y emoción) para lo cual el conocimiento de las variables biológicas del cerebro le ayuda a formular hipótesis sobre alteraciones de los diferentes procesos cognitivos, conductuales y emocionales, no sólo patológicos, sino también normales. Por ello, integra herramientas de evaluación mucho más complejas y además contempla una función terapéutica complementaria e indispensable en muchos procesos que es la intervención o rehabilitación Neuropsicológica.

En realidad la distinción entre  Neuropsicología y Neurología de la Conducta es relativamente difusa y ambas  tratan de evaluar, diagnosticar y tratar las repercusiones funcionales de las alteraciones cerebrales y del SNC en su globalidad.

Cómo se ve, es difícil delimitar una especialidad o sub especialidad de otra.

Ahora trataremos de explicar qué hacemos en  PsicoInmunoNeuroEndocrinología (PINE).

Es una transdisciplina con un  campo de acción más amplio que trata de  integrar casi todos los expuestos anteriormente (lo “psico-neurológico”) con el resto del organismo a través de la observación, investigación y estudio de las  conexiones neuroendócrinas, psicoinmunológicas, psicoendócrinas, neuroinmunes y de sus interconexiones químico funcionales de ida y vuelta  con los sistemas digestivo, cardiovascular, piel, sistema locomotor, etc.

Es por todo ello   un retorno a la medicina clásica  que se ocupa de la salud del ser humano en su totalidad psico física.

La Medicina del Estrés es una forma de aplicación clínica de la PINE que nos muestra los mecanismos por los que el sistema de estrés funciona como un sistema de monitoreo permanente para adaptarnos a lo que sucede en nuestro entorno ecológico, ambiental, cultural, socio económico, etc. y también en nuestro propio interior víscero orgánico y en nuestro mundo  psico, cognitivo, emocional y espiritual.

En el mundo actual el estrés psicosocial en el que vivimos constantemente hace que los subsistemas que componen el sistema de estrés, estén permanentemente activados.

Esos sistemas, precisamente psiconeurológico, neuroendócrino, psicoinmunológico, etc. deben funcionar poco tiempo, el necesario para solucionar los problemas que la vida nos va presentando.

Cuando quedan activados más tiempo del tolerable (estrés prolongado o crónico) esos subsistemas se desregulan. Si se altera cualquiera de ellos, se alteran los demás por sus interconexiones permanentes. De manera que nunca se enferma un solo órgano o sistema, sino la totalidad psico física que compone la persona en su integridad. Por eso consideramos que la Medicina del Estrés es la aplicación clínica de la PINE con un concepto mucho más abarcativo del ser humano.

NOTA: (4) Al final de la década de los cuarenta, Magound y col. se dedicaron al estudio de la fisiología de la formación reticular, bien conocida por los neuroanatomistas pero cuya participación en el funcionamiento cerebral permanecía casi desconocida. Estos investigadores demostraron la relación de la formación reticular con funciones cognitivas tan importantes como la reacción de alerta, la atención, los ciclos de vigilia y sueño y los cambios normales y patológicos del nivel de conciencia.  Brenda Milner y su equipo en Montreal  forjaron la base de los conocimientos que hoy tenemos acerca de la memoria. A un paciente conocido desde entonces por sus iniciales H M, en un intento de mejorar su epilepsia muy severa, le fue removido, quirúrgicamente, la parte media de ambos lóbulos temporales. Luego de la intervención, las exploraciones llevadas a cabo por la Dra. Milner pusieron en evidencia que H M había perdido su capacidad de aprendizaje de lo nuevo, a pesar de que sus otras funciones intelectuales no habían sido afectadas; el defecto fundamental era la imposibilidad de almacenar la información recién adquirida y poder consolidarla como memoria a largo plazo. A partir de entonces los estudios anatomoclínicos han demostrado que la memoria no puede localizarse en una sola estructura sino que depende de una red formada por múltiples componentes: el hipocampo procesa la información recién adquirida y puede conservarla durante un tiempo limitado (memoria primaria), pero para su almacenamiento a largo plazo deberá ser transferida a otras áreas corticales (memoria secundaria o consolidada).  Damasio remarcó que  los objetos como tales no están representados en la corteza en un sitio determinado,  que las diversas facetas que constituyen el objeto: su forma, textura, el color, el olor, el movimiento, etc. son procesadas en diferentes áreas corticales y deberán “integrarse” para que pueda ser posible identificar al objeto como un todo. Esta organización implica la activación simultánea y armoniosa de múltiples áreas corticales. Para ilustrar este concepto Damasio da el siguiente ejemplo: la imagen de una taza de café evoca representaciones visuales y tactiles de su forma, color, textura y temperatura, al mismo tiempo la imagen del olor y el sabor del café, e inclusive la imagen motora del movimiento de llevar la taza a los labios. Todas estas representaciones son reproducidas en regiones separadas del cerebro, pero su reconstrucción ocurre simultáneamente

Lo que no conocemos porque probablemente no existe, es el área cortical donde esta reconstrucción se produce. Pareciera que la evolución de la raza humana más que de cambios orgánicos dependiera de la capacidad de adquirir y procesar información. Es en este sentido que Karl Popper desarrolló el concepto de “herencia cultural” que significaría un cambio radical en la evolución y que haría posible el perfeccionamiento del hombre como especie.

El hombre, a diferencia de los otros seres vivos, tiene conciencia de sí mismo; en segundo lugar, la conducta humana no es simplemente adaptativa sino que el hombre, utilizando su inteligencia cualitativamente distinta a la del animal, más que adaptarse al medio lo modifica y lo transforma; es decir, a diferencia del animal, el hombre con su inventiva trata incesantemente de crear las mejores condiciones que le permitan, hasta donde sea posible, lograr su independencia del medio ambiente.

  • ( http://www.definicionabc.com/ciencia/neurociencia.php
  • (Autor/es: Saiz Ruiz Fuente: Psiquiatria Biológica. Referencia: Volumen 6, número , página(s) Fecha: 1996)
  • (4) Borges Iturriza J. “Neurología del comportamiento. La conducta humana” 02.03. Colección Razetti. Volumen II.Borges (165-174) – Neurología de la conducta.pdf- docs10. minhateca.com.br

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here